Casa Museo Quinta de Bolivar

Casa Museo Quinta de Bolivar


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La Casa Museo Quinta de Bolivar est une maison-musée historique de l'époque coloniale qui appartenait autrefois au héros de l'indépendance sud-américaine Simon Bolivar. Il est situé au pied du Cerro de Monserrate à Bogota, en Colombie.

Histoire de Quinta de Bolivar

Le site de Quinta de Bolivar remonte à 1670, lorsque le conquistador Pedro de Valenzuela a fait don du terrain à l'ordre religieux de Monserrate. En 1800, l'aumônier de l'époque vendit le terrain à José Antonio Portocarrero, un marchand espagnol qui y fit construire une maison de campagne (hacienda).

La famille a été propriétaire de la maison jusqu'en 1820, lorsque le gouvernement de la Nouvelle-Grenade a décidé de la céder à Simon Bolivar en remerciement de ses services au mouvement indépendantiste. Il y séjourna plusieurs fois entre 1820 et 1830 : la maison était un lieu de refuge contre les situations politiques tendues et plus tard sa maîtresse de longue date et collègue révolutionnaire, Manuelita Sáenz, s'assura que la maison accueille également des événements sociaux et politiques animés. En 1830, Bolivar fut contraint de démissionner et quitta Bogota pour Carthagène, prévoyant de partir de là pour s'exiler en Europe : il mourut avant d'avoir pu prendre la mer.

La maison a changé de mains à plusieurs reprises après la mort de Bolivar et a été utilisée respectivement comme résidence privée, brasserie, tannerie, institution psychiatrique et école pour filles. En 1919, des organisations de Bogota ont mis en place une importante campagne de financement pour acheter la maison en tant que monument national : elles ont réussi et la maison est devenue un musée centré sur la vie et l'œuvre de Simon Bolivar et le mouvement indépendantiste du XIXe siècle.

En 1974, un guérillero du mouvement M-19 a volé l'épée de Bolivar dans le musée, laissant une note indiquant « Bolivar, ton épée revient sur le champ de bataille ». 27 ans plus tard, en 1991, l'épée a été rendue au musée dans le cadre des négociations de paix et est toujours exposée aujourd'hui.

Casa Museo Quinta de Bolivar aujourd'hui

Aujourd'hui, la maison fonctionne comme un musée, abritant un peu plus de 3000 objets associés à Bolivar, et elle est conçue pour évoquer ce à quoi elle aurait pu ressembler à l'époque de Bolivar : beaucoup de ces objets ont été donnés depuis la fondation du musée.

Le musée organise également des expositions temporaires spéciales, explorant souvent des aspects particuliers du mouvement révolutionnaire ou de Bolivar : celles-ci valent la peine d'être explorées si vous en avez le temps.

Se rendre à la Casa Museo Quinta de Bolivar

Le musée est relativement facile d'accès : il est situé entre le quartier historique populaire de La Candelaria et le bas du Cerro de Monserrate, sur la Calle 21. L'arrêt TransMilenio 'Las Aguas' est à quelques pas, sinon il est facilement accessible à pied de La Candelaria ou en taxi.


Casa Museo Quinta de Bolivar

Bolívar Palacios, Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Caracas, Venezuela, 24.7.1783 - Santa Marta, Colombie, 17.12.1830 Libertador, militar, estadista, escritor y presidente de la república. Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar, hijo de Juan Vicente Bolívar et María Concepción Palacios y Sojo. Perdió a su padre a los 3 años y a su madre a los 9. Quedó por algún tiempo al cuidado de su abuelo Feliciano Palacios y de sus tíos maternos.


Indice

Los orígenes de la Quinta de Bolívar se remontan a 1680, cuando el bachiller Pedro Solís de Valenzuela hizo donación de una porción de tierra a la capellanía de la Ermita de Montserrat. De esta propiedad, la Ermita dispuso hasta el 29 de enero de 1800, cuando el presbítero domiciliario y capellán de la misma, canónigo José Torres Patiño, la vendió al acaudalado comerciante José Antonio Portocarrero, contador principal de la Renta de Tabaco en Santafé, inició la construction de la quinta como casa de recreo, pudiendo disfrutar de su obra hasta 1810, cuando falleció. Sus herederos no pudieron efectuar el mantenimiento adecuado de la quinta, debido a que se encontraban en exilio por ser partidarios de la Corona. Para 1819, la quinta se encontraba en un estado de abandono extremo. [ 4 ] ​

Después de la Independencia, la propiedad fue comprada por el nuevo gobierno independiente como regalo para Simón Bolívar. El Libertador la ocupó por primera vez en 1821 y luego en 1826. Durante este período fue ocupada por un pariente de Bolívar, quien la dejó descuidar nuevamente. Luego, en 1827, regresó el Libertador junto con Manuelita Sáenz, quien convirtió la quinta en lugar más amable para la vida y centro de reuniones políticas de los seguidores de Bolívar. [ 5 ] ​

En 1830, la casa, conocida en ese entonces como la Quinta de Portocarrero, fue traspasada a manos de José Ignaciano Paris, y durante el resto del siglo XIX tuvo diferentes usos: fue sitio de reuniones de grupos políticos conservadores, colegio de señoritas, casa de salud, fábrica de bebidas y fábrica de curtiembres. En 1922, durante la gestión de Miguel Arroyo Diez como Ministro de Hacienca, el Estado la volvió a comprar para su restauración y puesta en funcionamiento de un museo bolivariano, con el apoyo de la Sociedad de Embellecimiento de Bogotá. [ 6 ] ​

El 17 de enero de 1974, el Movimiento 19 de Abril sustrajo la espada del Libertador, con la consigna "Bolívar, tu espada vuelve a la lucha". [2]

"Recientemente ha sido restaurada buscando que sus salas y dependencias luzcan como en la época en que el Libertador la habitó. Se pueden visitar los salones de Manuelita, el gran salón, el comedor, el salón de juegos y la alcoba del Libertador. También la despensa, la cocina, los graneros, la alcoba de su ayudante de cámara y fiel servidor, José Palacios, y los bosques, algunos de cuyos árboles, se afirma, fueron sembrados por el propio Simón." [ 7 ] ​

"A partir de l'an 1998 la Quinta de Bolívar entra en una etapa de reorganización administrativa que se enmarca en la formulación de planes estratégicos con sus respectivos enunciados de misión y visión institucional a corto, mediano y largo plazo así como planes de acción anuales áreas estratégicas. [ 2 ] ​

Es por ello que en la actualidad la Quinta de Bolívar se proyecta en su gestión y acciones hacia el año 2010, fecha de conmemoración del Bicentenario de la Independencia y de los 180 años de la muerte del Libertador Simón Bolívar en Santa Marta, Colombie." [ 8 ] ​


QUE VISITAR

  • Jardines : Quedan hoy algunos árboles tales como un gran nogal, varios lozanos, cerezos, alcaparros, mortiños, cerezos, pinos todos sin duda del tiempo de Bolívar.

  • Le Salon de Manuelita : Manuela Sanz llego a la quinta en 1828, en los días previos a la convención de Ocaña. Había Conocido a Simón Bolívar à Quito en la cúspide de su gloria entre ellos surgió un profundo amor. Manuelita más conocida como la "Libertadora del Libertador" porque salvo la vida de Simón Bolívar el 25 de Septiembre de 1828.

  • Le Grand Salon: Escenario de fiestas bailes y tertulias organizadas para celebrar las victorias de las campañas militares y atraer el interés de otras naciones para consolidar la naciente republica.
  • Comédior : Colocado entre dos jardines y con grandes ventanas rasgadas presenta la forma de una elipse disimulada, tenía pintadas al fresco las 4 estaciones y otras figuras alegóricas y en la testera principal un retrato de Bolívar coronado por dos genios y alrededor esta leyenda " de Colombie".

  • Alcoba del Libertador : Cuenta aun con el mobiliario de la época según los datos históricos el 15 de enero de 1830 Bolívar se refugio en la quinta por la tuberculosis, la fiebre y la desilusión.

  • Alcoba de José Palacios : Alcoba del ayudante de Simón Bolívar y su más fiel servidor. José lo acompaño desde su más tierna infancia.
  • Jardines Altos : Lugar donde se encuentra el gran baño y el mirador del Libertador.
  • Place de Banderas : Gran Patio en donde se encuentran las banderas y los escudos de los cinco países libertados por Bolívar.

  • Place d'armes : allí se encuentran 5 cañones de la época que fueran usados ​​en las campañas.


Quinta de Bolivar

Les Quinta de Bolivar est une maison coloniale à Bogota, en Colombie, qui a servi de résidence à Simon Bolivar dans la capitale après la guerre d'indépendance. Il est maintenant utilisé comme musée dédié à la vie et à l'époque de Bolivar. [1]

L'histoire de la maison remonte à la fin du XVIIe siècle lorsque le terrain fut vendu par l'aumônier de Monserrate à José Antonio Portocarreño, un marchand espagnol, qui y construisit une maison de campagne. [2] Après sa mort, ses héritiers ne pouvaient pas entretenir la propriété et elle s'était sérieusement détériorée au moment où le gouvernement nouvellement indépendant l'a achetée et l'a donnée à Bolivar en signe de gratitude pour son rôle dans la guerre d'indépendance. La maison a été restaurée pour son usage et entre 1820 et 1830, Bolivar y a séjourné pendant une courte période chaque fois qu'il visitait Bogota. [3]

Après que Bolivar a dû abandonner la capitale, il a donné la maison à son ami José Ignacio Paris. Plus tard, la maison changea plusieurs fois de mains et tout au long du XIXème siècle elle fut utilisée pour les usages les plus divers : c'était une maison de santé, une brasserie, une tannerie et une école de filles. [4] Enfin en 1919, lorsque la propriété fut à nouveau en vente, la Société historique colombienne et la Société d'embellissement de Bogota commencèrent une campagne nationale de collecte de fonds afin de l'acheter. Après avoir été acheté en tant que monument national, il est devenu un musée avec des artefacts de l'époque de l'indépendance, y compris des objets appartenant à Simon Bolivar. Il est également utilisé comme lieu pour des événements diplomatiques et culturels. Plusieurs projets de restauration importants ont eu lieu dans la maison et les jardins et des travaux d'infrastructure ont été entrepris pour adapter la propriété à sa fonction actuelle. [5]

Le 17 janvier 1974, dans un acte symbolique, Álvaro Fayad, co-fondateur du mouvement de guérilla M-19, a volé l'épée de Bolivar, laissant derrière lui une note qui commençait : « Bolivar, ton épée revient sur le champ de bataille. Le 31 janvier 1991, Antonio Navarro, un leader du M-19, a rendu l'épée dans le cadre des négociations de paix du groupe avec le gouvernement. [6] [7]


Collection

Alberga alrededor de tres mil seiscientas cincuenta obras relativas a la figura del Libertador Simón Bolívar. La colección se inició, desde la apertura al público del museo en 1922, con un traslado de objetos del Museo Nacional de Colombia, referentes a la figura de Bolívar. Desde entonces se ha incrementado con donaciones como la del expresidente Eduardo Santos, la de la Biblioteca de Pedro María Ibáñez y con adquisiciones hechas por el museo.

Entre les caractéristiques físicas y tipos de estos bienes podemos encontrar: pintura de caballete, obra gráfica, fotografía, documentos, libros, miniaturas, monedas, Medallas, indumentaria, armas, mobiliario y objets de vida cotidiana con el acorde propró el tiempo en que Bolívar habitó su Quinta.

Entre les auteurs des œuvres artistiques se destacan : José María Espinosa y Pedro José Figueroa, contemporains al Libertador, y Francisco Cano y Ricardo Acevedo Bernal quienes lo pintaron posteriormente para rendirle homenaje. En la colección se destacan documentos de Bolívar y algunos muebles y enceres que fueron de su propiedad.


Bolívar fue dueño de esta casa durante 10 años y la ocupo en seis ocasiones. En total el tiempo que paso fue poco mas de un año. Nosotros la pudimos visitar en un corto tiempo ya que no era inmensa mas si era ostentosa para los estándares de aquellos tiempos.

Empezamos el recorrido viendo las flores del jardín en el cual se coloco un busto de Simón Bolívar y las banderas de los países que liberó. Después me fui directo a lo que fueron sus aposentos donde lo que mas me llamo la atencion fue la bacinica de cerámica que estaba al lado de su cama, se ve que la han reparado para poder tenerlo en exhibición. Hoy en día es tan difícil imaginar como tener una bacinica de cerámica en la recámara era de hecho un lujo de esos tiempos.


La Casa Museo Quinta de Bolívar y sus colecciones la musealización de un prócer

EN ESTE artículo se realizará una aproximación a las primeras etapas del proceso de conformación de la colección de la Casa Museo Quinta de Bolívar, estudio de caso cuyo análisis permitirá arrojar luces sobre las prácticas de coleccionismo institucional en Colombia. Originalmente la colección de la Quinta tuvo como propósito enaltecer la figura y obra de Simón Bolívar (1783-1830), prócer de la independencia que mayor reconocimiento ha tenido en nuestro país. La conformación y exhibición de este acervo, resultado de la reunión de objetos pertenecientes y relacionados con Bolívar, contribuyó a consolidar el mito fundacional de la independencia en el imaginario colectivo. Esto ha sido posible, como en otros casos de coleccionismo institucional, debido a prácticas como el traslado de objetos desde otras entidades públicas, donaciones y compra de piezas a coleccionistas privados. La revisión de estos procesos permite evocar a los distintos actores, con sus diferentes objetivos, involucrados en el desarrollo de la Casa Museo Quinta de Bolívar y su colección a lo largo de su historia.

A finales de la década de 1910, la Sociedad de Embellecimiento de Bogotá –actualmente la Sociedad de Mejoras y Ornato de Bogotá– y la Academia Nacional de Historia –hoy en día denominada Academia Colombiana de Historia– empezaron a adelantar gestiones la residence para adciocirada par Simón Bolívar durante sus estadías en Bogotá (imagen 1). Esta iniciativa respondía al temor de que los entonces propietarios del inmueble lo vendiesen y esto condujese a la “muy posible y definitiva destrucción de la casa”. El objetivo de los académicos y miembros de la Sociedad involucrados en esta empresa fue crear allí un museo consagrado a la figura de Bolívar (image 2). Si bien sus intentos por transformar la Quinta en una institución museal antecedieron a la participación del Gobierno en el proyecto, el impulso final para su creación llegó con la promulgación de la Ley 53 de 1919. Esta creó la Junta de la Quinta y Museo de Bolívar , y dejó "a su cargo la percepción e inversión de la suma con que la Nación contribuye a la adquisición de la Quinta ya la fundación del Museo Boliviano".

Mesa del comedor

Californie. 1820, ebanistería, 74,3 x 145 x 451 cm

© Casa Museo Quinta de Bolívar / Jairo Gómez

Reloj del Juramento de los Horacios

Californie. 1805, bronze fundido y repujado, 46 ​​x 57 x 15 cm

© Casa Museo Quinta de Bolívar / Jairo Gómez

Daga Florentine

Californie. 1815, fond de bronze, 1,3 x 35,3 x 2,2 cm

© Casa Museo Quinta de Bolívar / Jairo Gómez

Estas piezas fueron trasladadas desde el Museo Nacional de Colombia en 1922 et 1928.

Dicha ley es considerada como el punto de partida del museo que conocemos hoy en día. Tras el inicio de los trámites para la adquisición de la casa, también comenzaron las gestiones para la conformación de la colección. Esta empezó a formarse gracias a los esfuerzos de la Junta de la Quinta y Museo de Bolívar, la Academia Nacional de Historia y los Gobiernos de la época. El Gobierno, en particulier, destinó recursos públicos para la restauración del inmueble, su adecuación como museo y la adquisición de obras. Esto resultó de lo determinado por el marco legal que ordenó tanto la asignación presupuestal para la compra de piezas como el traslado a la Quinta de Bolívar de objetos relacionados con el Libertador conservados en otras instancias. Par exemple, la Ley 47 de 1920 autorizó que el Gobierno enviase « al Museo Histórico de la Quinta de Bolívar los objetos pertenecientes al Libertador que se encuentran en el Museo Nacional y en otros edificios públicos ». En función de esta ley se remitieron a la Quinta objetos procedentes de espacios como el Palacio Presidencial y el Museo Nacional de Colombia. Esta última institución cedió piezas como la mesa del comedor, el reloj del juramento de los Horacios, la daga florentina (imágenes 3 a 5) y la capa con capucha que perteneció a Simón Bolívar (imagen 6), objetos que actualmente son reconocidos como destacados de la collection de la Casa Museo Quinta de Bolívar.

Posteriormente, la Ley 27 de 1923 ordenó destinar "la cantidad de seis mil pesos (6 000 $) anuales para los gastos que ocasionen la conservación de la histórica Quinta de Bolívar y la compra de objetos para el Museo y Biblioteca bolivianos allí establecidos". Un año después, la Ley 63 de 1924 proclamó que « el Gobierno fomentará la formación en la Quinta de Bolívar, en Bogotá, del Museo Boliviano, que se compondrá principalmente de las reliquias del Libertador ». Décadas más tarde, el Decreto 157 de 1950 dispuso aumentar a “veinticuatro mil pesos (24 000 $) anuales la partida destinada en la Ley 27 de 1923 para atender los gastos que ocasionen la conservación de la histórica Quinta de Bolívar, en Bogotá, y la adquisición de objets para el Museo Bolivariano allí establecido ».

Capa con capucha del Libertador

S. XIX, tejido, 113 x 42,5 x 155 cm

© Casa Museo Quinta de Bolívar / Jairo Gómez

La capucha fue trasladada del Museo Nacional en 1922 et la capa se compró en 1943 gracias a una donación de dinero de Eduardo Santos Montejo.

[7] José Maria Espinosa Prieto (1796-1883)

Simon Bolivar

Californie. 1830, acuarela sobre marfil, 9 x 9 cm

© Casa Museo Quinta de Bolívar / Jairo Gómez

Californie. 1840, ebanistería, 225 x 147 x 61 cm

© Casa Museo Quinta de Bolívar / Jairo Gómez

El apoyo de los miembros de la Academia de Historia al incremento de la colección de la Quinta de Bolívar se evidencia en las gestiones adelantadas por su propia cuenta (images 7 à 9). El acta del 16 de agosto de 1920, por ejemplo, recoge los esfuerzos de sus numerarios para lograr el traslado a la Quinta de Bolívar de "los cañones antiguos que están hoy en un corredor de los bajos de la Biblioteca Nacional". A su vez, el informe del 12 de octubre de 1920 da cuenta de cómo, luego de la muerte de Pedro María Ibáñez (1854-1919), « se adquirieron la librería, los cuadros, las Medelas y otros objetos que poseía el doctor Ibáñez , y se llevaron a la Quinta de Bolívar, donde servirán de fundamento a la biblioteca y museo que allí va a establecerse ». Lo anterior explica por qué la Academia Colombiana de Historia aparece como uno de los principales donantes de piezas para el museo. Sin embargo, pas de fue el único. Diana Torres reunió una lista de más de sesenta donantes, la cual incluye a personajes como Teresa Cuervo Borda (1889-1976), José Manuel Marroquín Osorio (1874-1943) y Félix Restrepo (1887-1965) e instituciones como el Banco de la République, la Cancillería et le Teatro Colón. También donaron piezas los representantes de la Embajada de Francia, del Gobierno de Ecuador y del Gobierno de Venezuela.

[9] Felipe Santiago Gutiérrez (1824-1904)

José Maria Espinosa Prieto

S. XIX, óleo sobre tela, 53,5 x 39,4 cm

© Casa Museo Quinta de Bolívar / Jairo Gómez

Las adquisiciones de estas piezas, efectuadas en la década de 1920, fueron aprobadas por José Manuel Marroquín, Eduardo Restrepo y Gerardo Arrubla, miembros de la Academia Colombiana de Historia.

Pipa que perteneció a Simón Bolívar

Californie. 1830, gutapercha, caucho y porcelana, 7,5 x 5 x 43 cm

© Casa Museo Quinta de Bolívar / Jairo Gómez

[11] José Maria Espinosa Prieto (1796-1883)

Bolivar en Junin

Californie. 1830, acuarela sobre marfil, 7,5 x 6,5 cm

© Casa Museo Quinta de Bolívar / Jairo Gómez

Tras la muerte de Beatriz Osorio Sierra (1912-1947) su testamento dispuso que parte de su fortuna se destinara a la conformación de dos fundaciones que costearían la restauración de monumentos históricos y contribuirían al aumento de las colecciones de instituciones como el el Museo Nacional Museo Colonial y la Quinta de Bolivar. Otro sujeto privado que apoyó a varios museos en el país fue el expresidente Eduardo Santos (1888-1974), quien realizó múltiples donaciones de objetos pertenecientes a su colección personal. A finales de la década de 1940, cuando la directora del Museo Nacional pidió al expresidente « su magnífica colección iconográfica del Libertador » y « su famosa Colección sobre Bolívar y demás cosas », se generaron tensions entre el Museo Nacional y la Sociedad de Mejoras Ornato de Bogota. Esta corporación había considerado aquellos objetos, entonces depositados en la Quinta de Bolívar, como una donación. Enfin, Santos zanjó el asunto distribuyendo los objetos entre los dos museos (images 10 à 12). Estos casos evidencian cómo las colecciones museales se acrecentaron por medio de donaciones y dan cuenta de cómo algunas colecciones privadas se fragmentaron entre los museos públicos del país.

Otra via el robustecimiento de la colección de la Casa Museo Quinta de Bolívar fue la compra de objetos pertenecientes a coleccionistas privados. El acta correspondiente a la sesión del 15 de noviembre de 1920 de la Academia Nacional de Historia registró que Maximiliano Grillo (1868-1949) había señalado "la conveniencia de adquirir para la Quinta de Bolívar o el para el museo varios cuadros que representan la jornada de Maracaïbo ». La intervención de Grillo arroja luces sobre una práctica que no era excepcional. Diana Torres presenta un listado de una treintena de vendedores, el cual incluye a sujets como el anticuario Antonio Cancino, Isaac Azuero, José María Espinosa París y los herederos de Pedro María Ibáñez. En una entrevista realizada por Andrés Contreras a María Cristina Cancino esta indicó que algunos objets de la colección privada de su padre, Antonio Cancino, habían sido ofrecidos a la Casa Museo Quinta de Bolívar. Existe un inventario de las 38 piezas vendidas al museo entre el 30 de mayo de 1925 y el 31 de marzo de 1948, entre las cuales se destacan pinturas, mobiliario, cartas y piezas de la vajilla del Libertador (imágenes 13 a 15).

Plato decorado con flores y con la inscripción «República de Colombia para siempre»

S. XIX, céramique, 2,4 x 25,2 cm

© Casa Museo Quinta de Bolívar / Jairo Gómez

Estos objetos fueron donados por Eduardo Santos Montejo en 1955 et 1958.

Espejo con hipocampo

Californie. 1820, yeso, madera, laminilla, vidrio y bronce, 111 x 74,5 x 9 cm

© Casa Museo Quinta de Bolívar / Jairo Gómez

Espejo con águila

Californie. 1820, yeso, madera, laminilla, vidrio y bronze, 120 x 86,5 x 9 cm

© Casa Museo Quinta de Bolívar / Jairo Gómez

Pistolet calibre 44 con estuche que perteneció a Simón Bolívar

S. XVIII, bronze fundido y madera, 3,4 x 34 x 14,5 cm

© Casa Museo Quinta de Bolívar / Jairo Gómez

Estas piezas fueron compradas a Antonio Cancino durante la década de 1930.

Las diferentes prácticas de coleccionismo evidentes en las variadas formas de ingreso de los objetos a la colección de la Casa Museo Quinta de Bolívar, ilustran cómo la construcción de este acervo ha sido un proceso que presenta numerosas aristas. Fuera de eso, es important señalar que, si bien esta colección se concibió originalmente como un instrumento para encomiar la figura de Bolívar, con el paso del tiempo su función se ha transformado. En las últimas décadas, y en concordancia con los giros historiográficos y museográficos recientes, en la Quinta de Bolívar se han articulado nuevas perspectivas al propósito inicial de contribuir a la consolidación de los mitos fundacionales de la república.

La Casa Museo Quinta de Bolívar ahora es un museo de espíritu contemporáneo, habiéndose configurado como un espacio donde se colecciona, preserva, investiga, comunica, divulga, expone e interpreta. Asimismo, aquí también se dialoga, construye, reconstruye e interactúa en torno a un pasado que nos es común y que, por ende, requiere la participation de todos para su permanente reinterpretación. Este es un museo cuyas piezas nos permiten reflexionar sobre un momento histórico polisémico y donde la evocación de la vida y obra del Libertador ya no solamente sirve como herramienta para conmemorar la independencia. La reflexión sobre estos procesos históricos también invita a considerar los actores que no han sido tenidos en cuenta, así como la progresión y variéad de las interpretaciones sobre el proceso Independentista. Además, se busca tendres puentes con los procesos históricos contemporáneos. §

1 Ministerio de Cultura de Colombia, Casa Museo Quinta de Bolívar (Bogotá : Ministerio de Cultura, 2009), 12.

2 « Ley 53 de 1919 (10 novembre) por la cual se apropian fondos para la compra de la Quinta de Bolívar », Diario Oficial, No. 16951-16952, novembre 13, 1919 : 205. Entonces el museo era referido indistintamente con las dénominations Museo Bolivariano, Museo Boliviano y Museo de Bolívar.

3 « Ley 47 de 1920 (30 octubre) por la cual se dictan algunas disposiciones sobre bibliotecas, museos y archivos y sobre documentos de interés públicos », Diario Oficial, n° 17390-17391, 2 novembre 1920 : 194. En todas las citas se respeta la ortografía original.

4 « Libro que contiene las actas de entrega de objetos históricos, arqueológicos, etnográficos y artísticos, que ha hecho el Museo Nacional a varios institutos oficiales », Archivo Histórico del Museo Nacional de Colombia (AHMNC), Bogotá, vol. 8 anexo 1, ff. 1r-6r et 8r.

5 « Ley 27 de 1923 (julio 13) por la cual se destinan fondos del Tesoro Público para atender a la conservación y ornato de las Quintas de Bolívar y San Pedro Alejandrino », Diario Oficial, No. 19103-19104, julio 17, 1923 : 121.

6 « Ley 63 de 1924 (24 décembre) en homenaje al Libertador Simón Bolívar », Diario Oficial, n° 19787, 29 décembre 1924 : 517.

7 « Decreto número 157 de 1950 (enero 23) por la cual se aumenta la partida para atender a la conservación y ornato de la Quinta de Bolívar y del Museo Bolivariano », Diario oficial, n° 27229, 2 février 1950 : 457.

8 “Academia Nacional de Historia. Sesión del 16 de agosto », Boletín de Historia y Antigüedades Año XIII, n° 150-151 (1920) : 436.

9 Eduardo Posada, « Informe del secretario, leído en la junta pública solemne del 12 de octubre de 1920 », Boletín de Historia y Antigüedades Año XIII, n° 152 (1920) : 457.

10 Diana Torres, Antecedentes de la colección del Museo Quinta de Bolívar (Bogotá : Ministerio de Cultura, 1999), 41-45.

11 Naila Katherine Flor, « Eduardo Santos y el mecenazgo cultural : la donación al Museo Nacional de Colombia », Cuadernos de curaduría 14 (2019) : 120.

12 Flor, « Eduardo Santos… », 128.

13 “Academia Nacional de Historia. Extrait de las actas. 15 de novembre », Boletín de Historia y Antigüedades Año XIII, n° 154 (1920) : 701.

14 Torres, Antecedentes de la colección, 11-13.

15 Andrés Contreras, Identidad nacional y conflicto de interés: proceso de exclusión en la conformación y exhibición del patrimonio material en los museos históricos del siglo XX (Bogotá: Instituto Latinoamericano de Altos Estudios, 2014), 108.


ATRACTIVOS EN LA QUINTA DE BOLIVAR

La quinta de Bolívar es una edificación que da cuenta de los años de la colonia, es una maravilla arquitectónica que, además, narra historias de batallas e independencia. Todos los colombianos deberían visitar este lugar para conocer de su historia patria y de toda la lucha ferviente por la liberación de los españoles. Este lugar, además de ser un espacio hermoso, cuenta con diferentes salas en las que se exponen algunas historias de libertador y sucesos que tenían lugar allí. Par exemple :

La sala de la estufa: tiene este nombra ya que Simón Bolívar mando a construir una chimenea en este lugar, este espacio era utilizado como cuarto de estudio en el que se escribieron documentos importantes como el mensaje al Congreso de Ocaña.

Salon de Manuelita : Manuelita Sáenz fue una mujer important porque, además de su lucha y colaboración en la independencia, también fue el gran amor de Bolívar. Manuelita llega a la quinta de Bolívar en 1828 a convertir la casa en centro de reuniones políticas. Esta sala da cuenta del toque femenino que le dio la mujer a la quinta.

El salón de juegos : Simón Bolívar disfrutaba de jugar cartas, en este lugar se reunían él y sus amigos a compartir juegos de tresillo o ropilla.

Alcoba del Libertador: En su visita a la Quinta de Bolívar podrá ver de cerca en qué condiciones pasaba las noches Simón Bolívar, el espacio da cuenta de las costumbres sanitarias de aquellos tiempos.

El baño de asiento: Este curioso espacio fue pensado por el libertador gracias a que en sus viajes a Europa conoció los baños romanos, fue construido para que Bolívar pudiera bañarse a gusto.

Estas son solo algunas de las salas que podrá encontrar en esta importante edificación que fue declarada monumento nacional en el año 1975 por su riqueza patria e histórica.


Voir la vidéo: Casa museo Quinta de Bolivar Bogotá


Commentaires:

  1. Skene

    Sans trop d'exagération, nous pouvons dire avec certitude que le message a couvert le sujet à 100%. :)

  2. Carolos

    Thème incroyable....

  3. JoJokazahn

    Souri surtout ...

  4. Kasida

    Pouvez-vous combler le vide?

  5. Hegarty

    Between us speaking, I would go another by.

  6. Conal

    Je vous suggère de visiter un site sur lequel il existe de nombreux articles sur un thème intéressant.

  7. Phorcys

    Désolé d'interférer, mais pourriez-vous s'il vous plaît décrire un peu plus en détail.



Écrire un message